El reconocimiento regional fue otorgado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) del Ministerio de Agricultura en el contexto de su “Premio Nacional Mujer Agroinnovadora”. Una segunda distinción se otorgó a una productora agrícola de Pozo Almonte.

Por su sobresaliente contribución a los procesos y/o una cultura de innovación, mediante su capacidad de conducción, aporte de materia de difusión, transferencia, perfeccionamiento de las personas, fomento del emprendimiento y la asociatividad, la Fundación para la Innovación Agraria del Ministerio de Agricultura, otorgó el Reconocimiento Regional Categoría Profesional del Agro de Tarapacá, a la Dra. Ingrid Poblete Quezada, investigadora del Vino del Desierto de la Universidad Arturo Prat. La distinción se confirió en el contexto de la convocatoria “Premio Nacional Mujer Agroinnovadora de FIA”.
El galardón fue entregado durante la ceremonia regional realizada en la Casa Central de dicha universidad en Iquique, donde autoridades de gobierno también otorgaron la distinción —pero en la categoría Agricultora Regional—, a Pamela Chandía Moreno, productora de la localidad de Pintados, comuna de Pozo Almonte, quien se dedica al cultivo de lechugas hidropónicas en el desierto.
La instancia donde se concedieron ambos reconocimientos, tuvo la presencia del rector de dicha universidad don Alberto Martínez Quezada; el director de Vino del Desierto, Marcelo Lanino; además, autoridades regionales de gobierno: el seremi de agricultura, Eduardo Justo; la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Noemí Salinas; el seremi de Gobierno, Rodrigo Vargas; y Felipe Olivares, representante regional de FIA, entre otros representantes de servicios públicos.
Durante la distinción se enfatizó la contribución de la Dra. Ingrid Poblete, investigadora de la Facultad de Recursos Naturales Renovables de la Universidad. En ese sentido, se destacó que Vino del Desierto se presenta como una alternativa productiva, con alto valor agregado para el territorio, ya que contribuye a la investigación y experiencia en agricultura del desierto.
Además, se valoró el rescate de la historia local, labor que permitió el registro de la primera cepa vinífera chilena, contribuyendo al patrimonio. Asimismo, “su aporte a la innovación es retomar la tradición vitivinícola de Tarapacá y potencia un nuevo polo de desarrollo productivo agroalimentario con el rescate de cepas patrimoniales en la zona. A través de la ruta del vino, la comunidad puede disfrutar al aire libre las bondades del enoturismo y a su vez, la venta de vino y su ruta, lo que permite generar nuevos empleos en el rubro turístico de Tarapacá”.
La Dra. Ingrid Poblete agradeció el reconocimiento y explicó que es el resultado del trabajo arduo realizado junto a el equipo del Vino del Desierto.  “Es muy significativo para mí, porque es un reconocimiento al trabajo de más de 20 años que se ha realizado (…) Todo el compromiso de cada uno que formamos este equipo ha dado sus resultados. Y eso ha llevado que en la actualidad nos encontremos con un producto de calidad que tiene historia, que tiene varios reconocimientos, que ya se considera un producto identitario de la Región de Tarapacá (…) Gracias a este producto, que ha demostrado tener calidad —y que efectivamente se puede desarrollar una vitivinicultura exitosa en el desierto más árido del mundo— nosotros estamos promoviendo tener este producto identitario con el desarrollo de nuestros agricultores locales de la Región de Tarapacá”, dijo.
La Fundación para la Innovación Agraria (FIA) es la agencia de innovación del Ministerio de Agricultura, y busca promover procesos de innovación, a través de los lineamientos estratégicos para el sector silvoagropecuario y/o de la cadena agroalimentaria nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here